Cerca
  • El Pincha Uvas

¿Ya no escribes?

El tiempo pasa.

La vida sigue adelante.

Las ideas evolucionan.

La cabeza crea, piensa, razona, planifica, vive.

El cuerpo corre, exagera, descansa, camina, nada.

La edad aumenta.

Las pasiones también aumentan. A estas alturas son muchas.

La pandemia nos enseña muchas cosas. Para bien o para mal. Y nos hace pensar.


Nunca estoy parado.

Y le digo al "Sr. Yo mismo" que todavía hago muy pocas cosas.

Me gustaría tener tiempo para hacer más.


Cuando "haces", cometes errores. Pero vives.

Cuando "no haces", te engañas a ti mismo pensando que "haces". Pero mueres lentamente.

Yo quiero estar entre los que lo hacen. Quiero estar entre los que viven.


Tenemos que movernos. Cada uno en su sitio, en su zona.

Las ojeras son un signo de vida. Son un signo de fatiga.

Los que trabajan suelen ser verdaderos.

Y quien es verdadero, por lo general, vale la pena.


Estos días varias personas me han preguntado "¿ya no escribes?".

Es cierto. He bajado el ritmo.

El blog nació para escribir sobre madera. Y sobre lo que estaba aprendiendo mientras creaba con ella.

Ahora la inspiración me aleja un poco de esa pasión, que retomaré.

Así que pensé que el blog tenía menos sentido.

El deseo de escribir, aunque presente, parecía desconectado de su origen.


Per la pregunta "¿pero ya no escribes?" me ha hecho pensar mucho.


Me han dicho:

  • "tus artículos me ayudaban a pensar en algunas cosas".

  • "La lectura me sacó del día a día a través de una actividad muy placentera"

  • "A menudo, tus mensajes me llenaban de energía".

  • "tus escritos a menudo me conmovían".


Básicamente, si lo pienso bien, el blog nunca ha hablado de madera. Hablaba de vida.

La mía. Y la de todos.

"Paolo, siempre me lo has dicho. Incluso cuando yo no lo entendía".


En mi vida hay hijos, trabajo, amigos, montar en bicicleta, correr, madera, leer, escribir, viajar en autocaravana, hacer senderismo, cocinar y muchas otras cosas.


Entonces, ¿por qué encerrarse? ¿Por qué cerrarse?

¿Y por qué no escribir también sobre estas pasiones si me doy cuenta de que estoy escribiendo sobre la vida y no sobre un particular? ¡No hay vida sólo en la carpentería!

Hay vida en cada momento del día y de la noche. En cada pasión y en cada momento.

Ahí está mi vida. Y en mi artículos también está la tuya.


La realidad nos dice, nos enseña, nos grita que debemos disfrutar de lo que tenemos.

Y que si nos quedamos quietos, nada puede cambiar.


¿Quieres que te ocurra algo bueno?

¡Muévete para que pueda suceder!

Y si te apetece, escríbelo.


El tiempo pasa.

La vida pasa.

La edad aumenta.

Pero nos merecemos ver el vaso medio lleno.

¿Lo ves medio vacío?

Quédate con los que te educan para verlo de otra manera.

¿El camino es largo y cuesta arriba? Camina con los que te dan una mano y te arrastran un trozo.

¿No tienes la culotte para pedalear? No te detengas ante las dificultades. Pedalea en chandal. ¡Con él también puedes llegar lejos!


Nos lo merecemos.

Todos nosotros.

No se excluye a nadie.


¿Ya no escribes?

Espero no parar.


Hay vida.

Y alguien me enseña que vale la pena vivir.

Y alguien me pide que lo cuente.

Alguien me estimula.

Y me pide que estimule a otros.


¡Gracias a los que me lo piden!






4 visualizzazioni0 commenti

EL

PINCHA UVAS