Mi abuelo Teudis fue el primero de cuatro generaciones de Teudis en la familia:
Mi abuelo, mi padre, yo y mi hijo (que ya ha dicho que quiere continuar la tradición...)



















 

El abuelo Teudis era un hombre de una sola pieza.

Era un militar franquista que fue a la guerra en Rusia con la División Azul para poder mantener a su madre y hermanos.

Nunca quiso contar nada de esos tiempos. Probablemente no estaba orgulloso de lo que tuvieron que hacer, ver y vivir.

​Todos los llamábamos "abuelo" y "iaia" (abuela). De usted.

Lo hice toda mi vida y también lo hicieron sus cuatro hijos y todos mis primos.

Era normal. Era una cuestión de respeto que hoy en día parece arcaica.


El abuelo imponía respeto. Siempre.
Se hablaba estrictamente en castellano (aunque entendiera el catalán) y había que obedecerle. Su palabra no debía ser discutida. Nunca.


 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El abuelo Teudis era un hombre de una sola pieza.
El abuelo había vivido muchas cosa. Tiempos difíciles, guerras, Rusia, pobreza y cuatro niños.

Pero yo conocí a un hombre de verdad, ya viejo, que todavía me educa hoy aunque nos dejó hace muchos años.

Cuando empecé esta aventura de blog, inmediatamente pensé en él.

Ese hombre de una sola pieza que solía llamarme "Pincha Uvas".

 

Y cuando lo hizo, fue tan gentil y dulce como sólo un gran hombre puede ser con su amado nieto. Siempre recordé esos momentos. Por eso ahora estoy feliz de honrar al abuelo llamando a mi blog "El Pincha Uvas".



No puedes ignorar la historia.

Soy quien soy porque estaba el abuelo.

Llamar el blog "El Pincha Uvas" es como recordarme a mí mismo que somos quienes somos porque alguien fue quien fue.




El abuelo Teudis, la Iaia Antonia y l'avi Ton o la iaia Roser (los abuelos maternos) lo empezaron todo.
Mis queridos padres han sido secuelas positivas para mí.
Y yo lo seré para mis amados tres rayos de sol.


 

EL

PINCHA UVAS