Cerca
  • El Pincha Uvas

Vidigulfo - Barcellona 1227 km - El resumen

He decidido hacer un único resumen del viaje a Barcelona.

Los que quieran saberlo todo bien pueden invitarme a una cerveza y podemos charlar durante horas sobre cualquier cosa.



  • ¿Si me alegro de haber pensado y completado esta aventura? Es una de las cosas más maravillosas que he hecho nunca. Indescriptiblemente hermosa y profunda.

  • ¿Qué me ha transmitido? Emoción, colores, olores, calor, asombro, encuentros, idiomas, comida, paisajes, afecto.

  • ¿Me he arrepentido alguna vez o ha pensado que no podría hacerlo? No, nunca. Hubo cansancio. ¡Claro que sí! Pero fue un viaje fantástico. Podía parar o acelerar. Podía descansar o apretar como un demonio. Podía hacer una foto o no. Hablar con la gente que conocí. O conmigo mismo. Era libre. Pero no estaba solo. Más de 70 personas me seguían en el grupo de whatsap del viaje.


Cada día había alguna anécdota, alguna aventura, alguna pequeña dificultad que superar.

He recorrido Italia, Francia y Cataluña en bicicleta. He rodado por asfalto, carriles bici, caminos de tierra, carreteras de montaña, hierba y arena.


El último día recibí una canción que será la banda sonora del viaje para mí. Escucharla y leer la letra me hace pensar en todo. Es una locura que haya gente que piense en mí mientras la escucha.


El primer día dormí con un ratón en mi habitación.


El segundo día sufrí para subir a Sestriere y Montgenèvre. Hacía muchísimo calor. Pero, ¿cuánto disfruté del plato de ravioles caseros en el almuerzo?



El tercer día subí el mítico Galibier, un amigo me escribió cosas conmovedoras, durante el día un ciclista me empujó por una pendiente para echarme una mano sin que yo le pidiera nada. Por la noche tuve que mendigar una escasa cena en el b&b porque no encontré ningún restaurante/bar abierto. Después de 171 km y 2200 metros de desnivel me comí una lata de atún, un tomate, dos quesos y un melocotón. Prácticamente nada. Anna, Teudis y Jordi me siguieron casi en directo todo el vaje, y las videollamadas diarias con ellos fueron fantásticas.



El cuarto día, después de un desayuno alocado, me colgaron en el facebook oficial de un municipio francés, crucé un cañón paradisíaco, almorcé en casa de un ciclista llamado Vincent con el que pedaleé juntos durante dos horas, vi kilómetros de campos de lavanda, alimenté a un zorro y llegué al histórico Mont Ventoux, donde ciclistas me hicieron fotos asombrados por mi recorrido, y del que bajé con 5 grados de temperatura pensando en morir de frío.


El quinto día tomé un café en Avignon, vi una corrida de toros en una plaza, almorcé una maravillosa crepe salada en un pueblo remoto, llegué al mar, fotografié caballos salvajes en la Camarga, me divertí pedaleando muy fuerte por la noche en un carril bici a lo largo de un paseo marítimo. Dormí en un b&b bastante extraño.




El sexto día pedaleé un trozo con un argelino que me contó su vida, me ofrecieron droga en el lugar donde almorcé, encontré una carretera cerrada que me hizo alargar la ruta unos 20 km, pinché una rueda en medio de un pantano indescriptible. Vi lugares maravillosos.

Y por la tarde, vaya, mi amigo Carles pintó escritos de ánimo por el suelo en el inicio del Coll de Banyuls. Mi familia me esperaba en la cima. Durante la subida, en la oscuridad, en un momento dado vi una antorcha en medio de la montaña. My familia estab allí esperándome y me saluda con la luz. Todos gritábamos de alegría. En la cima del puerto habían llenado los árboles de globos, el suelo de mensajes y habían hecho un cartel gigante que decía "Bienvenido a casa". Hacía dos años que no los veía por Covid. Escalofríos y piel de gallina. Incluso ahora mientras escribo. Mi sobrino de 7 años recorrió los últimos 10 km conmigo, de noche, en su nueva bicicleta. Pedaleaba orgulloso de sí mismo y de su tío.



El séptimo día salí para la última etapa. Desayuné con Emma. Precioso. Y me acompañaron por sorpresa Josep, Lourdes con sus hijos y María Rosa. Lo hicieron siguiendo mi posición desde el grupo de whatsapp. Ya habíamos planeado vernos en los días siguientes, pero querían abrazarme en persona durante la última etapa. También comí con mi primo en Girona. Fué todo muy conmovedor.


En esta última etapa visité a mis padres en el cementerio. Mi padre en Figueres. Mi madre en Sant Hilari Sacalm, su pueblo natal. Alargué la ruta unos 70 km y 1300 m de altitud para despedirme de ellos. Lloré con ellos. Y mucho.

Fue conmovedor terminar esta experiencia despidiéndome y dándoles las gracias.


Llegué a las 00:30 a Barcelona.

Feliz. Muy feliz. Y mi tía me recibió con un abrazo maternal.


Los límites suelen estar en nuestra cabeza.

He escalado montañas gigantes. He montado en bicicleta durante muchas horas y muchos kilómetros.

He visto paisajes, he conocido gente, he comido cosas nuevas. He hablado muchos idiomas.

He recorrido el camino un metro tras otro, a mi ritmo, con una perspectiva positiva y constructiva, y he llegado a todas partes.

La cabeza pone los límites. O los hace avanzar.

He cambiado.

He comprendido muchas cosas.

Estaba solo. Pero me sentí amado por los que me quieren de una manera que rara vez había sentido antes.

Mueve tu límite.

Sigue tu sueño.

Solo o en compañía.

Pero no te cortes las alas. Ábrelas. Y vuela.

La belleza te espera. Todo es posible.


Ya estoy pensando en dos próximos viajes.

Cuando te encuentras con la belleza, no quieres perdértela.





0 visualizzazioni0 commenti

EL

PINCHA UVAS