Cerca
  • El Pincha Uvas

Riqueza

Estos días se celebra la Eurocopa de fútbol.

Todos hemos visto la potencia que tiene Cristiano Ronaldo.

Sólo tiene que mover dos botellas de Coca-Cola en una rueda de prensa y Coca-Cola pierde 4.000 millones de euros.

Los periódicos escriben cifras aterradoras como si fueran cacahuetes.


Se habla de que Sergio Ramos, ex capitán del Real Madrid, pide a algún equipo 20 millones de euros al fichar más otros 35 millones por dos años de contrato.


El viernes, mientras iniciamos un nuevo viaje en Camper, mis hijos me cuentan que el fundador de Amazon gana algo así como 3.000 euros por segundo.




Hablamos de muchos temas con mis tres rayos de sol.


Y mientras lo hacemos recuerdo cosas.

Recuerdo a los universitarios que tienen coches que nunca podré permitirme. Algunos pueden costar tanto como mi casa.

Recuerdo que la gente lleva ropa que cuesta tanto como unas vacaciones enteras con mis hijos.

Recuerdo y veo muchas cosas. Todos los días.


Hay muchos mundos en nuestro propio mundo.

Hay muchos mundos que se cruzan. Y otros mundos que siempre permanecen distantes.

Mi mundo no es el de la "riqueza" basada en el dinero o el poder.

Me gustaría vivir más serenamente y no tener la ansiedad de fin de mes.

No creo que Cristiano Ronaldo o Mr. Amazon sepan de qué estoy hablando.

Pero está bien.

Busco mi "riqueza" en otra parte.



He visto a mucha gente vivir para trabajar.

Personas, antiguos compañeros, amigos o familiares que renunciaron a su vida para seguir una carrera.

Y luego, cuando eran viejos, todos (¡quiero decir todos!) se arrepentían de no haber vivido de otra manera.


Mi padre era uno de ellos.

Era ante todo el director del banco.

Luego fue marido, padre, hijo, hermano y mucho más.

Pero antes que nada era el director del banco.


Mil veces he vivido conversaciones de este tipo:

Yo: "Papi, ¿todavía tienes que trabajar hoy?".

Él: "Teudis, ¿ves el trozo de carne que comes o la camisa que llevas? Todo lo paga el banco. Se lo debemos todo al banco".


Una noche, hacia el final de la fase terminal de su enfermedad, nos habló a mi hermana y a mí.

"Os pido disculpas. Me equivoqué. Me equivoqué en mi elección de prioridades. Me perdí la vida de mis hijos. Puedo decir que casi no los vi crecer. Y ahora lo lamento profundamente. Y, por desgracia, sé que no podré verlos convertirse en adultos. Y sé que no tendré la oportunidad de conocer a mis nietos. Perdonadme, chicos".


Él sabía qué hubiera cambiado de su vida si hubiera podido hacerlo.

Pero no tuvo tiempo. La enfermedad se lo llevó al cabo de unos meses.


Fueron tiempos difíciles.

Esa noche lloramos todos juntos.

Tenía 23 años.


Esa noche me enseñó algo que llevaré en mi corazón para siempre.

Me enseñó que se pueden cometer errores.

Me enseñó que se puede pedir perdón.

Me enseñó que se puede aprender mucho de la vida de otras personas. Incluso la de tu querido papá.



Yo quiero hacer bien lo que se me pide. Incluso cuando estoy en el trabajo.

Pero no quiero tener que arrepentirme como hicieron mi padre y tantos otros.

Quiero ser un buen empleado, pero también un buen padre, un buen amigo, un amante de muchas cosas, un bebedor de spritz, el mejor "hermano a distancia del mundo".

Y quiero ser otras muchas cosas.


No haré perder 4.000 millones a Coca-Cola como Cristiano, nunca ganaré 3.000 euros por segundo como el señor Amazon ni podré pedir 20Meur al firmar un contrato como Sergio Ramos.

Sé que cada mes tendré que seguir pensando en el resultado de la cuenta bancaria.

Pero está bien.


Mi padre me enseñó que la "riqueza" se puede encontrar en otros lugares.

Él lo entendió demasiado tarde.

Pero esa noche mi padre me educó para siempre.


Yo quiero disfrutar de todo.

Y quiero ser lo más rico posible.

Pero a mi manera.


¿¿Y tu??



2 visualizzazioni0 commenti

EL

PINCHA UVAS