Cerca
  • El Pincha Uvas

Ojos rojos

Recuerdo a mi padre.

Para él, expresar sus sentimientos equivalía a mostrar un signo de debilidad.

Decir cosa como"te quiero, estuviste bien, me equivoqué o me emocioné" no era posible para él.


El "macho alfa" de aquellos tiempos no podía permitirse un error así.


"Papi, he sacado un 8".

"Podrías haber sacado un 9".


"Papi, he sacado un 9".

"Podrías haber sacado un 10".


"Papi, he sacado un 10".

"Claro, es lo que toca, tu trabajo es estudiar".


Estos ejemplos están obviamente tomados de las historias de mi hermana.

Yo nunca saqué esas notas! 😂.


Mi padre hubiera podido decir:

"Papi, he sacado un 8".

"Bravo, sé que te esfuerzas y me alegro. Yo creo en ti y estoy seguro que subirás la nota".

O...

"No te alegres demasiado. Puedes hacerlo mejor. Y en todo caso, quiero que sepas que la nota del examen no es una nota para tu persona ni define el amor que te tengo. Aunque sacaras un 0 yo te querría igual".


La vida era trabajo, era compromiso, era respeto a las reglas.

No se podía mucho tiempo al arte, a la creatividad, al salirse de la ralla.

Todo debía estar encerrado en un preconcepto que debía ser respetado.


"Teudis, ¿pero cómo te vistes? Pero, ¿qué pensará la gente de mí?".

Este fue un gran tema en mi adolescencia.

Se hacía, se vivía, se pensaba con el objetivo de no defraudar a nadie, de dar una buena impresión.

Madre mia qué presión tan absurda que había que soportar.


De adolescente nunca tuve novia por miedo a defraudar las expectativas. Siempre me aterrorizaba la idea de que la que eligiera no aprobara su examen de ingreso.

"¿Y si es demasiado baja/alta/rubia/simpática/antipática o lo que sea?".



La rigidez, el qué pensarán o las expectativas bloqueaban mi creatividad.

Los que me conocen saben que soy creativo. Invento, creo, pienso, diseño. Casi nunca estoy parado.

Crecí pensando que te quieren en función de lo bien que haces las cosas .

Crecí pensando que si me equivocaba o era imperfecto me hubiera querido menos.


Cuando tenía 18 años, me hicieron esta pregunta:

"Teudis, ¿puedes hacer lavar mi coche en esa gasolinera?"

Después de medio día...

"Uau, gracias. Está super limpio. ¿Lo llevaste a donde te dije?"

"No. Fui a otro lugar".

"Te dije que lo llevaras allí".

Y por eso hubo silencio en casa durante 10 días. Si me "equivocaba" eso era lo que pasaba.


En algunos momentos fue complejo.

En algunos momentos es complejo.

Me costó muchos años desprenderme de ciertas cosas.


¿Y te ha pasado alguna vez de enamorarte profundamente?

¿Has sentido alguna vez "mariposas en el estómago"?

¿Alguna vez alguien te ha hecho sentir amado por como éres?

¿Es cierto que en esos momentos te hubieras comido el mundo?

Tenías fuerza, energía, empuje, ideas.

El amor real, te hace ser libre.


No es necesario ser un macho alfa para ser un hombre de verdad. No hace falta.


Me alegra que un amigo mío me escriba que lloró cuando vio el cartel de "-200 mt" en su primer maratón o que me diga que se emociona viendo películas.



Yo también lloré en la meta del Maratón de Barcelona 2012.

Y me emocioné en la plaza del Botafumeiro de Santiago de Compostela tras terminar un trozo del Camino.

Y me quedé con los ojos rojos después de subir el puerto del Gavia en bicicleta.

Y lloré, lloré de verdad, a las puertas del cementerio de mi madre cuando llegué allí en bicicleta desde Milán el año pasado e recibí de Irene una maravillosa canción que me describía.


No hay que ser un macho alfa para ser un hombre adulto.

No hay que ser hermético para ser real.

También puedes ser real mostrando tus debilidades.

Se puede ser un hombre jugando durante horas con los niños mientras todos los adultos hablan de política, guerra o economía.

También puedes ser de verdad si una película te toca el corazón y buscas la mirada de tu hija cuando sabes que está pasando lo mismo.



Lo sé. Las personas sensibles cambian el mundo a mejor.

Lo sé. Otras personas viven mejor.

He dejado de intentar ser perfecto por el 'qué pensará la gente'.

Mis amigos son como son. No quiero que sean diferentes.

Soy como soy. No quiero ser diferente.

Mis hijos son como son. No quiero que sean diferentes.



Quiero a la gente que de vez en cuando tiene los ojos rojos.

No quiero hombres ni mujeres alfa.

Quiero personas que se maravillen mirando la luna llena.

Quiero a gente con el corazón lleno.

Quiero a gente con ojos rojos.

2 visualizzazioni

EL
PINCHA UVAS