Cerca
  • El Pincha Uvas

La elección

Llevo años pensando en lo importante que es buscar las cosas positivas.

Hay que alimentar al cerebro y al corazón.

Y podemos tener el poder de decidir cómo.


En agosto, hemos pedaleado en bicicleta durante muchos días.

Podíamos elegir diferentes formas de afrontar el cansancio.

"Hoy todavía faltan 100 km. Caramba, no se acaba nunca".

O:

"Vaya, nos faltan solo 100km. ¿Qué cosas preciosas hemos visto? Quién sabe lo que nos espera. No veo la hora!".

La misma situación. Vivida de diferentes maneras.

Un pensamiento nos hubiera podido destruir lentamente.

El otro nos hizo disfrutar y gozar.


Entonces, ¿por qué no intentamos tener el mismo método en la vida?


A lo largo de los años he tenido ejemplos como estos.


"Teudis, ¿vienes a correr con nosotros? Te aviso salimos a las 7 de la mañana. Así vuelvo cuando mi mujer todavía está dormida, de lo contrario me estresa".

A mitad de la carrera mi amigo recibe la llamada telefónica. Responde mientras corremos, jadeando por el cansancio.

"Amor, ¿dónde quieres que esté? Corriendo con los demás. Te lo dije. 'OKk. Muy bien. Sí".

Mi amigo cambia de cara y de humor. Ya no sonríe. Después de unos minutos dice: "Bueno chicos, acelero. Vais demasiado despacio. Nos vemos en la próxima".

Y se va.

Un tiempo después me dijo que no quería que se produjera ningún alboroto en el camino de vuelta y que por eso se fue. Qué pena.

El amor debería ser un motor para ambos y no una mortificación mutua.


En otra ocasión, otro amigo mío regresó un poco antes de tiempo de un paseo en bicicleta porque quería desearle un buen día a su mujer antes de que tomara el tren para ir al trabajo. El es realmente bueno, una persona que presta atención a los detalles y al cariño.

Lo hace de corazón. No porqué "tenga que hacerlo".

La llama para preguntar si ya se ha ido. Ella no responde.

Luego, en el piso, ella sale apresuradamente a las 7.52 y más o menos pasa esto.

Ella: "¿Por qué me llamas si sabes que voy tarde? Y tú, llegas un poco tarde, ¿eh? ''

Él: "Llevo aquí desde las 7.48... dije que llegaría a las 7.50".

Ella: "¡Me has llamado a las 7.51 y con un minuto de retardo!"


¿Cómo habría sido diferente si hubiera pasado esto?

Ella: "Vaya, qué bien verte antes de ir a trabajar. ¡Gran sorpresa! ¿Cómo fue el entreno con tus amigos? Venga, ¡nos vemos esta noche!"


No quiero ser falso.

La vida no es siempre de color, hecha de sonrisas y flores. Lo sé muy bien.

La mía no lo ha sido.


La Sra. Oscuridad lleva años intentando apagarme.

La Sra. Tormenta lleva años tratando de asfixiarme.

La Sra. Devastación lleva toda la vida intentando "joderme".


Pero hasta ahora no han tenido éxito.

El Sr. Sol se las arregla para luchar y estar presente.

La Sra. Calma siempre ha sido un gran refugio.

La Sra. Creatividad siempre está activa ysconstruyendo cosas llenas color.


Pero, ¿por qué no disfrutar de las cosas bellas? ¿Por qué utilizar la teoría de la mortificación?

He tenido vecinos que se pasaron años gritando a sus hijos cuando eran pequeños.

"¡¡¡Cállate, para, no hagas eso!!!" en lugar de decir "ven, juguemos juntos".

Si un niño llora, ¿crees que gritando a gritos que se calle va a obedecer? Sé creativo. Involúcralo. Ámalo. Dedícale tu tiempo.

¿Crees que es más enriquecedor el viejo camino de '¡¡¡lo haces porque soy tu padre!!!' o explicar por qué merece la pena hacerlo de una manera y no de otra?

Un camino crea distancia, miedo, sumisión. El otro crea relación, riqueza, amor.


¿Nos pasan cosas malas?

Por supuesto.

Pero, ¿cómo queremos enfrentarnos a ellas?


Estamos juntos para que la vida sea más sabrosa.

Partners, esposos, amigos, familiares. No importa cuál sea la relación.

Estar juntos debe hacer que la vida tenga un sabor dulce. No amargo.

Trabajemos en los pequeños detalles.

Amemos.


¿Qué opción queremos seguir? El tiempo para elegir nunca se agota.


OPCIÓN A: Oscuridad, Tormenta, Devastación.

OPCIÓN B: Sol, Calma, Creatividad.


Yo ya he elegido.

Ahora te toca a ti.


Busquemos la belleza.





2 visualizzazioni

EL
PINCHA UVAS