Cerca
  • El Pincha Uvas

Carta a mis hijos




Hijos, rayos de sol,

en la vida muchas personas querrán deciros lo que es bueno, correcto, adecuado.

La "sociedad" querrá deciros que decisiones tomar y cuales no.

Será así para siempre.


Algunos ya han empezado:

"¿Quieres ir ese instituto? ¿Estás seguro? Si vas a ir te puede pasar esto o lo otro".


Yo hice ciencias puras. Y en la selectividad saqué un 0,25/10 en física y como 3/10 en matemáticas. Salí del instituto con un 5.

Los resultados fueron terribles. Para el mundo podría haber significado "ser un fracaso" (o un fracasado).

Sin embargo, sigo aquí. Hoy no soy un fracaso. Aunque a los 19 años a lo mejor lo era para "este tipo de sistema".


Ser profesor o ingeniero ofrece reconocimiento. Todo el mundo sabe lo que significa, todo el mundo puede entenderlo.

Ser viajero, youtuber o artista no.

Pensad que la mitad de los trabajos que podreis hacer de mayores aún no existen. Nadie los ha inventado.


"¿Es usted director de banco?". Si lo éres, puedes ser una persona de éxito.

Vuestro abuelo Teudis era director de banco. Y se le consideraba una persona con mucho éxito.

Como ya os he contado algunas veces, cuando estaba muy enfermo, el abuelo se despidió de mí y de Esther (mi hermana). Sabía que no nos vería crecer, casarnos y que no podría conocer a sus nietos. Nos dijo que lamentaba haber vivido sólo para el trabajo.

Era un hombre (súper) exitoso para todos.

Pero cuando supo que no tenía más tiempo, que la vida se acababa, se dio cuenta de que lo importante era otra cosa.

Lloramos juntos toda la noche.


¿Estamos seguros de que el éxito es lo que dicta la sociedad?

El abuelo se dió cuenta (demasiado tarde) de que no es así.


Hijos míos, os lo digo de corazón:

"Amad a vuestras parejas (si las tendreis) y tratad bien a la gente. Ofreced vuestra ayuda a quien la necesite, sin pedir nunca nada a cambio. Es agotador, a veces incomprensible, pero a la larga os hará sentir orgulloso.

Por lo demás, haced lo que os dé la gana".


No hay un camino correcto ni un camino equivocado.

Elegid el vuestro. Canónico o poco normal.

Os digo desde ahora que tendreis mi apoyo. En todo.


Con el tiempo, sed económicamente independientes.

No dependais de los demás.

Aprended a valeros por vostros mismos. Como ya haceis ahora en relación a la edad que teneis.


He hecho muchos trabajos diferentes. Ya lo sabeis.

Quién sabe cuántos más haré y cuántas cosas nuevas inventará mi cerebro.

El camino correcto nunca es uno solo.


Crecí en un lugar y vivo en otro.

Estudié una cosa y hago algo diferente.

He leído, estudiado y aprendido mucho. Pero fuera de la escuela.

En los últimos años he descubierto que puedo hacer muchas cosas. Algunas las he descubierto por necesidad o por probar, fallar y perseverar.


¿Me he caído alguna vez? Sí, lo he hecho.

¿Me han derribado? Sí. Quizás demasiadas veces. Y de mala manera.

Pero siempre es posible volver a levantarte. Siempre. Siempre y siempre.

Todavía estoy aquí. De pié.

Y soy amado por mucha gente. Aunque esté un poco torcido y sea imperfecto y destartalado.


No hay necesidad de tener etiquetas que se ajusten a patrones precisos que la sociedad ha establecido.

¿Cómo me describiría si tuviera que definirme? No tengo ni idea.

Sin embargo, yo valgo la pena.


Hazed lo que querais.

Sed lo que querais.

Defended la cosas en las que creeeis. Hazedlo con el ejemplo y con las palabras, incluso con dureza si es necesario. Pero las manos no son necesarias.

No os dejeis engañar.

Y haced el bien. Siempre. Ambas cosas no son necesariamente opuestas.


Una casa llena de cosas no sirve de nada si tienes el corazón vacío.

Seguid vuestro corazón.

Escuchad vuestros deseos.

A una persona feliz no le hace falta tener mucho.

Un pobre, pero feliz, vive mucho mejor que un hombre rico pero triste.


El corazón. Es él el que teneis que llenar.

Y para tener el corazón lleno, hay que seguirlo.

Seguidlo.

Siempre.


Al diablo con ciertas reglas.

Deshaceros de las ideas preconcebidas.

Pensad de forma diferente.

Acoged a los que lo hacen.


No teneis que vivir la vida que otros eligen para vosotros.

Vivid vuestra vida.

Sed libres.

Estaré allí para apoyaros.

Siempre. No hay peros que valgan.


Os quiero.

Papo.




4 visualizzazioni

EL
PINCHA UVAS