Cerca
  • El Pincha Uvas

Una mano no basta

  • No se puede encender un fuego con dos palos y una mano. Necesitas dos manos. Una para sostener cada palo.

  • Estás impresionado. Eres feliz. Estás contento. Has visto algo bueno. Quieres aplaudir. Una mano no es suficiente. Necesitas dos para hacer ruido. Necesitas dos manos para aplaudir bién.

  • Quieres colgar ese cuadro que tanto te gusta. Te ayuda a recordar cosas hermosas. Tienes que poner un clavo en la pared. Necesitas una mano para sostener el clavo. Necesitas una mano para sostener el martillo. Necesitas dos manos.


Tengo una pared púrpura en casa. Es la pared principal en la sala de estar. La inté tan pronto como llegué en esta casa. Lo hice deliberadamente de un color atrevido. Pensé que ver un color brillante me educaría a buscar otros más. Y así fue.

De aquí poco tiempo pintaré de nuevo pronto esa pared. Quiero color. Pero otro color. Creo que va a ser azul petróleo.

Y ya sé que no podré cubrir ese color púrpura con una sola mano. Voy a necesitar al menos dos. Tal vez tres.


Una mano.

Una no es suficiente.

A veces ni siquiera te bastan dos.


  • Estoy aquí amigo. En llano con un 50 o cuesta arriba con un 30. Con mis piernas. E incluso dando mi mano. Sólo una mano. La otra es la tuya.

  • Estoy aquí amiga. En tierra firme. O con una mano sosteniendo un timón. La otra mano es tuya para mostrar el camino.

  • Estoy aquí. En bañador nadando en una aventura en el profundo sur. O comiendo "polenta blanca". O con una mano creando diapositivas para alguna idea común. La otra mano es la tuya. Que se apoya en mi hombro para darme confianza.

  • Estoy aquí. Para ti. Tu estas en mi zona VIP. Ven cuando el mundo parece derrumbarse y te digo que hay espacio para ti en mis hombros. Toma mi mano con la tuya. Y sube. Te llevo yo un buen trozo.

  • No nos hacen falta muchas cosas. Per sabemos que somo VIPS el uno para el otro. Estoy aquí. Empiezas tu super trabajo nuevo. Pero necesitas uno de mis files de Excel que hacemos los nerds. Tu mano escribe en el "whatsapp" lo que necesitas. Mi mano aprieta clic para enviarte el file. Dos manos. Sirven dos manos.


Tú. Tú que estás leyendo.

Tu también tienes miles de ejemplos en los que ayudas o pides ayuda.


¿Y sabes qué es lo más maravilloso?

Ninguna mano borra a la otra.

Pero se complementan entre sí.

Porque una mano no es suficiente.

La segunda mano no borra nada de lo que estaba allí.


En la primera mano está todo lo que has vivido.

Están los éxitos, las alegrías, las penas, los miedos, las decepciones, las sonrisas, las expectativas, los pensamientos, los planes, los miedos, los desacuerdos, las amistades, los amores y los a"desamores". La vida allí está. Y las cicatrices también.


La segunda mano apoya a la primera.

La segunda mano es la que te permite completar lo que necesitas.

Te ayuda a encender el fuego. Te da confianza. Te hace darte cuenta de que no estás solo.


Yo no vivo gracias a la fuerza de mis manos.
Yo vivo gracias a las manos de otros.

Nada desaparece.

Todo nos permite ser quienes somos.


Pide una segunda mano. Tómala con fuerza.

Solos no somos nada.

Una mano, la nuestra, no basta.

Se necesitan dos manos.


Cuelga tus fotos, aplaude, coge el timón.

Colorea tu habitación.

Y dale color a tu vida.


No tengas miedo de tomar la mano de alguien.

Y cuando puedas, no tengas miedo de ofrecer la tuya a alguien que la necesite.


Yo empecé hace tiempo a darme una segunda mano a mi mismo.

Usé mi mano.

Y todavía uso las manos de los amigos que me quieren.

Y hay amigos, locos, que también utilizan mi mano.


¿No es esa la vida?

Darse color a uno mismo.

Ayudar a otros a dar color.


Empecé este fin de semana.

Primera, segunda o tercera mano no seran suficientes.

De hecho, me alegro de que no lo sean.

Porque estoy seguro que va a quedarse limpio.

Pero estoy contento porque estará siempre y para siempre lleno de historia.


Como nosotros.



2 visualizzazioni

EL

PINCHA UVAS