Cerca
  • El Pincha Uvas

No puedo respirar

Ha sucedido de nuevo.

Alguien fue asesinado de una manera loca.

Leer y ver me conmovió mucho.

Era americano. Se llamaba George Floyd.

Había sido arrestado por un billete falso.

El video de la detención es escalofriante.

Se le puede oír decir al policía que lo bloquea:

"Por favor. No puedo respirar".
"I can't breathe"

George lo dice una y otra vez.

El arrogante policía lo bloquea presionando su cuello con la rodilla.

Y mientras tanto, como si no pasara nada, tiene las manos en el bolsillo.

"No puedo respirar".

El Sr. Floyd dice, muy débilmente, "No puedo respirar".

Después de dos minutos de vídeo, llega la ambulancia.

Pero ya no dice nada.

Ya nunca podrà volver a decir nada.

¿Sabes cuánto valía el billete falso por el que fue arrestado?

20 míseros dólares.

El Sr. Folyd era muy amigo de una ex estrella de la NBA.

Así que este episodio, espero, creará una gran cadena de protestas en todas partes.

Ver ese video me hizo pensar mucho en mi. En todos nosotros.

Y a lo que a menudo nos sucede en nuestra vida diaria.

¿Cuántas veces alguien nos ha bloqueado de mala manera?.

¿Cuántas veces al día decimos "no puedo respirar"?

¿Cuántas veces encontramos "policías con las manos en los bolsillos" que nos bloquean?.

  • El marido o la mujer que no se da cuenta de que el otro existe y no lo valora.

  • La gente que piensa que "amor" es sinónimo de "estar siempre juntos cada segundo y hacer todo juntos", quitándose una parte necesaria de independencia.

  • El jefe que se burla públicamente de ti para desahogar sus ansiedades.

  • El colega que juega sucio para ascender.

  • Ese padre o esa madre que cree que tiene que elegir el camino en lugar del hijo. Pero el hijo quiere y tiene que vivirlo por sí mismo, aunque a veces se equivoque.

  • Todas esas responsabilidades que tenemos (dinero, familia, trabajo, estatus, etc.) que no nos permiten ser quien realmente queremos ser.

  • Esa distancia que te separa de quien amas.

  • Ese conocido que te trata mal y contra el que no puedes rebelarte.

¿Cuántas veces hemos dicho:

"No puedo respirar"?


El Sr. Floyd perdió la vida. Y eso nunca debería suceder.

Pero nosotros, ¿cuántos pedazos de vida nos hemos dejado en la calle por culpa de "policías metafóricos" que nos ponen las rodillas en el cuello?

Mi hija me enseñó una gran lección hoy.

En una situación que no tenía nada que ver conmingo, dio su opinión, clara, madura, adulta. No retrocedió ni un milímetro.

Se protegió a sí misma.

Ella dijo:

"Quiero respirar".

Vi que firmemente apartó la rodilla del "policía" para sentir el aire en sus pulmones.

Cada vez estoy más convencido de que cuanto más busquemos lo que nos da un aire bueno, limpio, fresco y saludable, más "policías con las manos en los bolsillos" se volverán pequeños e insignificantes.

Cuanto más hagamos como Anna, más seremos hombres de verdad.

No siempre soy así.

A veces encuentro la rodilla de alguien en algún lugar de mi cuerpo.

Pero cada vez lo muevo más y más a menudo.

Y lo hago suavemente pero con firmeza.

Quiero ser como Anna.

No quiero que nadie pierda una parte de sí mismo porque tenga que decir:

"Por favor, déjame. Así que no puedo respirar".

"Quiero respirar".

"Yo quiero respirar".

Para ello, el fin de semana pasado busqué el aire con lo que más me lo da.

Mis tres rayos de sol.







3 visualizzazioni

EL

PINCHA UVAS