Cerca
  • El Pincha Uvas

Matisse (ESP)

Hoy no tengo ningún trabajo para enseñar.

No tengo ninguna aventura "Teudissata" para mostrar.

No tengo ningún viaje con la autocaravana para contar.

Hoy sólo tengo ganas de escribir.

Es todo lo que quiero hacer. Es todo lo que necesito hoy.


¿Matisse?

La creatividad requiere coraje.

Eso es lo que dijo Matisse.

Y alguien me lo dijo a mi.


Me impresionó mucho esa frase. Mucho.

A mí me parece muy cierta. Especial.


El coraje no se trata sólo de luchar contra los leones o de convertirse en un macho alfa que "todo puede".


El coraje es saber ver un cielo espectacular.


El mundo nos enseña a mirar el teléfono móvil todo el tiempo.

Se necesita coraje para mirar hacia arriba, yendo contra la voluntad del mundo, y notar un espectacular amanecer.

Anna lo hace. Todas las mañanas.

Y se necesita valor para darse cuenta de que el cielo es hermoso.

Y lo es incluso si no publicas la foto en las redes sociales.

El valor de ese cielo no está en los likes.

Su valor está en tener el coraje de mirarlo.


El coraje es escuchar una cantante.

Y conmoverse profundamente. Al limite de las lágrimas.

No importa si estás en Vidigulfo (Pavia) o en Villasanta (Monza).

No importa si tienes 42 o 44 años.

No importa si tienes media barba blanca.


El coraje es ayudar sin que nadie lo sepa.

En silencio.


No tienes que agitar la bandera en todas partes para decirlo.

El coraje es estar presente en silencio.

Y que alguien, en silencio, esté seguro de que tu hombro está ahí para ayudar.

Y que se puede apoyarse a él para caminar más seguro.


El coraje es gritar "el mundo no se ha acabado".

Y estar seguro de ello.


Grandes cosas sucederán de nuevo.

De hecho, grandes cosas ya están sucediendo ahora mismo.


Algunas personas se reinventan a sí mismas en lugar de sentarse en el sofá quejándose.

"Mi trabajo está bloqueado por la nueva normas. Así que vuelvo al principio de mi historia y me hago otra vez el camarero hasta que esta situación me lo permita".

Sin quejarse. Moviendose.

Suena fácil. No es fácil.


Héroes silenciosos.


Cuando todo el mundo nos dice que estamos siendo absorbidos por la oscuridad y que la luz no existe.

Cuando todos se quejan y se convierten en expertos en análisis de datos, índices de crecimiento y curvas de riesgo.

Cuando todo el mundo está allí, esperando que la vida se ponga cada vez peor para poder quejarse de nuevo.

....

Ahí es donde es valiente estar en movimiento.

Ahí es donde es heroico seguir siendo creativo.


El mundo quiere encerrarnos.

El mundo quiere que nos asustemos.


Tenemos que jugar según las reglas. Por nuestra propia seguridad y la de los demás.

Pero los valientes son bienvenidos. Dejen entrar a los héroes silenciosos.

Expliquemos sus acciones. Nos ayudarán a todos.

Vamos a verlos.


Bienvenidos sean los que piensan fuera "out of the box".

Los valientes son bienvenidos.


Y por desgracia muchas personas no saben que lo son.

Puedes serlo incluso cuando estás encerrado en un lugar, sin poder salir, por el bien de alguien más.

Para ser valiente, per que veas tu coraje, no hace falta salir en el Telediario.


Bienvenidos a los que son capaces de crear y coser un maravilloso vestido en la oscuridad.


A los que venden nueva máquinas a los hoteles cuando todo está parado. Y lo hacen porque su vitalidad arrolla en positivo a todo el mundo.

A los que graban "audiolibros" para que los que están en casa con problemas no tengan que dejar de soñar.


Bienvenido a la gente creativa.

Porque tienen todo eso.

Porque son sensibles.

Y porque su forma de ser puede hacer del mundo un lugar mejor.


Bienvenido a los que no están esperando. A los que se mueven. E intentan hacer cosas.


Quién se detiene está perdido.


La creatividad requiere coraje. Tiene usted razón, Sr. Matisse.

Ayudémonos a tenere coraje.

Ayudemos en general. Punto.

Sea cual sea la manera.


El mundo nos dice muchas cosas. Y no siempre son buena.

Bienvenido a los valientes que persiguen "lo bueno y el bello".

Bienvenido a los valientes, creativos y a los héroes silenciosos .


Tú que estás leyendo.

No te rindas.

Te deseo que seas como el hombre creativo (y con coraje) de Matisse.

Y que cada mañana tengas el coraje de mirar el color del cielo.




5 visualizzazioni

EL

PINCHA UVAS