top of page
Cerca
  • Immagine del redattoreEl Pincha Uvas

Las pesadillas

Tengo 11 años. Vivo en Calella de la Costa, Cataluña.

Vivo en una casa enorme pero duermo en un cuarto muy pequeño.

Mi ventana da al pasillo de los ascensores.

Tengo fiebre alta, casi 40 grados.

Estamos en medio de la noche .

Mi mamá y mi hermana acaban de despertarme. Están preocupadas.

Acabo de tener la peor pesadilla de mi vida.

Aún la recuerdo. Da risa. Pero la recuerdo como algo terrible.


Sueño con dos superman que vuelan hacia atrás, sentados, en medio de un cielo azul lleno de nubes blancas.

En un momento dado tienen un accidente, espalda contra espalda.

Caen. Y caen de nuevo, muy rápido, hasta el suelo.

¿Dónde? En una montaña gigante de ropa vieja o para planchar.

Me despierto gritando muy fuerte. Sudando. Estoy muerto de miedo.


Ahora tengo 45 años. Vivo en Vidigulfo, Italia.

Y aún tengo pesadillas. Lamentablemente, ocurren bastante a menudo.

Quién sabe qué pasa por nuestros cerebros.


Tengo una pesdilla recurrente desde hace años.

Estoy en casa, en la cama.

Estoy durmiendo.

Los chicos están durmiendo tranquilos en su habitación.

Abro los ojos. La habitación está oscura.


¿Y qué veo? Frente a mí hay un extraño de pie que me mira amenazante.

En el sueño quiero levantarme pero estoy como paralizado.

Quiero proteger a mis hijos, pero no puedo moverme.

En el sueño grito muy fuerte.

En la realidad gimo. Gimo muchísimo.

Gimo hasta que llega uno de mis tres rayos de sol y dice:

"Papá, despiértate, estás teniendo una de tus pesadillas".


Hace unos días tuve esta pesadilla.

Tengo una vida normal. Durante el día soy una persona normal.

Luego, cada noche, me vuelvo parapléjico o tetrapléjico. Nadie sabe por qué.

No me muevo. Por la noche necesito ayuda. Todas las partes de mi cuerpo se me paralizan. Me quedo bloqueado.

Luego, por la mañana, vuelvo a la normalidad.

Me estudian, me miran, me analizan.

¿Y qué descubren? Que todas las noches respondo a una llamada telefónica. Y desde entonces me paralizo.

Descubren que alguien, a distancia, me hipnotiza y hace conmigo lo que quiere.

Y el sueño continúa hasta que sucede esto en la realidad.

"Papá, soy Jordi (mientras me acaricia suavemente la mano). Despiértate papá, estabas gritando".


Quién sabe qué cuentan las pesadillas. Sería interesante analizarlas.

¿Qué hay escondido en el subconsciente de cada uno de nosotros?

¿Qué nos reservan los rincones más ocultos de nuestro corazón?

¿Qué pensamos que hemos superado, pero que aún está ahí en alguna parte?

¿Qué podemos hacer para descubrir qué es?

¿Qué podemos hacer para trabajar en ello?


Por un lado me gustaría poder cerrar siempre los ojos con la certeza de que solo los abriré por la mañana, sereno y descansado.

Por otro lado, estoy feliz de saber que siempre hay mucho por hacer, que siempre hay mucho que rascar, que siempre hay mucho por entender.

Y es bueno saber que, al final, siempre hay mucho por hacer.

Probablemente esto no sea el post habitual lleno de energía motivacional. Lo sé.


Pero sabes qué es bueno?

Saber que la vida está hecha de muchos aspectos.

Algunos son duros. No todo son rosas y flores!

Per es bonito saber que se puede seguir trabajando.

I encontrar las cosas positivas. 😊


Quien se para está perdido.




4 visualizzazioni

Commentaires


GPTempDownload (8).jpg

EL PINCHA UVAS

bottom of page