Cerca
  • El Pincha Uvas

El amigo

He conocido a mucha gente en la vida. Como le ocurre a todo el mundo.

Tengo un carácter sociable.

No me cuesta hablar con gente que no conozco.

Me gusta mantener relaciones con muchas personas.

Adoro crear redes que permitan que ocurran cosas buenas.


Tengo un carácter extrovertido. Es cierto.

Pero también soy un poco susceptible (aunque he mejorado mucho) y durante muchos años he sido muy duro.

Hubo años, incluso de adolescente, en los que quizás la vida que me tocó vivir no fue nada fácil. No tenía tiempo que perder.

Tenía que decir lo que pensaba. Y no siempre fui amable al hacerlo.

Esto, en muchas ocasiones, me hizo perder amistades y personas a las que estaba muy unido.


Lo que uno cree que transmite y lo que realmente transmite no siempre es lo mismo.

A menudo creía que era duro, cuando en realidad se me percibía de una manera completamente diferente.

Hace años hablé con Carles, uno de mis compañeros de fútbol.


"Durante los años en que fui capitán, ¿cómo me aguantaste? Nunca me estaba callado. Estaba dando indicaciones todo el tiempo. Os presionaba mucho y tenía un loco espíritu competitivo".

"No, Teudis. Te equivocas. Tenerte como capitán era como tener una certeza. Si tu estabas allí nos sentíamos seguros".


Habría apostado que el recuerdo que dejé era diferente. Pero durante nuestra charla Carles sólo dijo cosas buenas.

A lo largo de los años he tenido la misma confirmación de muchas otras personas: Sandra, María Rosa, los Joseps y otros.

El año pasado hice Milán-Barcelona en bicicleta. Al llegar a la frontera catalana encontré escrito en la carretera: "¡Viva el Pinchauvas!".

Había sido Carles. Quería darme la bienvenida a casa. Conmovedor.


María Rosa es una de mis mejores amigas.

Estábamos muy unidos en el instituto.

Nos perdimos durante casi 20 años.

Y desde que nos reencontramos, nos amamos con locura.

Volver a encontrarla me ha educado y me ha cambiado mucho.

Hace unos años me dijo lo dura que era con ella cuando era joven aunque todos me querían profundamente. Sabían que era una persona buena.

Verme a través de los ojos de una amiga sincera me ha ayudado mucho.

Agradezco que se haya puesto de nuevo en mi camino.

Ella ahora ha redescubierto a un Teudis diferente al chaval de aquellos años.


Nos hemos vuelto a encontrar. Y es como si hubiéramos estado juntos desde siempre.

Eso es lo que ocurre con los amigos de verdad.


La amistad no es fácil.

Hay que dedicarse tiempo.

Hay que amar y dejarse amar.

Hay que dar. Sin pedir nada a cambio.

Se puede recibir. Sin exigir nada.

A veces es necesario enfadarse. Sirve para crecer juntos.


He cometido grandes errores. Por orgullo.

Me he disculpado muchas veces.

En alguna ocasiones me ha ayudado a no perder amigos. En otras no, y lo siento.


Pero la amistad, con el amor, es lo que da sabor a nuestras vidas.

No es el dinero, bienes materiales o una carrera professional.


Hace dos años estaba en un momento de bajón.

En un momento dado abro mi buzón y encuentro una carta, con un regalo.

Lo han enviado mis amigas Mel (Maria Rosa, Emma, Lourdes).

Se habían dado cuenta de mi momento complejo . Y querían animarme.

Lo que escribieron era maravilloso.


Tener un amigo es tener a alguien que se alegra de que formes parte de su vida.

Tener un amigo es alegrarse de que alguien exista en tu vida.


Un amigo es alguien que te conoce, piensa, ayuda, estima, apoya, escucha, acompaña, regaña, abraza.

Y tú significas lo mismo para él.


Amigos, algunos son históricos. Y algunos cambian con la edad.

Qué bonito es que alguien corra a abrazarte cuando te ve.


Y a veces, los amigos son totalmente inesperados. Y fuera e esquemas preconcebidos.

La energía no siempre viene de los amigos esperados. Y mucho menos "compañeros de edad".


Este es Ricky.

Que corre a abrazarme cada vez que me ve.

No sé por qué pero me quiere con locura.

Es mi amigo.

Porque describe lo que define a un amigo.

Amar al otro. Buscarse.

Le quiero mucho.


Qué bonito es coger un domingo para sorprenderle e ir a ver su partido de rugby.

Que bonitas son las sorpresas. ¡Qué maravilla!


Yo : "Ricky me voy a las gradas. No puedo acompañarte a los vestuarios".

Él: "No Teudis. Los padres pueden venir. Y los mejores amigos también ".😍😍

(pura ternura)







2 visualizzazioni

EL
PINCHA UVAS